sábado, 21 de abril de 2012

Tal vez



Los ojos cerrados.
Calima de mayo. 
Me añoras. 
¿Cuánto?
Los ojos abiertos.
No ves frente a ti. Más lejos.
Atrás la desidia. Rutina. 
Delante. El pulso en la sien.
La sed delirante. 
Aún no. 
Mantienes la sonrisa.
En tu paz sosegada.
Tibia. Entregada.
Resistes visita obligada. 
Libertad en mi piel. 
En tu piel, telarañas.
Sin ti no existo.
En tu imaginación tatuada.
Si real, me sueñas.
Espera. Aún no.
Quiero tu mente agitada.
De mis palabras. Nostalgia.
La impaciencia desbocada.
Enfermo de mí.
De tus ganas.
Incierto amante.
Certeras alas.
Si punzada, cercana. 
El pensamiento agota.
Tu calma. Tu alma.
Entonces, puede.
Los ojos cerrados.
Calor de Triana.
Me añoras.
¿Cuánto?

2 comentarios:

  1. En ese instante en que los sentidos quedan cerrados en los ojos, cobran vida. Tal vez

    Gran poema, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cambias de estilo a un ritmo vertiginoso, pero a estas alturas ya no importa, porque pasear por tu jardín invita a leer un libro pausado junto a un rosal o a perderse en el laberinto de las madreselvas que anuncia el cartel de la entrada. Precioso poema María. Agitado, misterioso, sensual. Muerte súbita para aquel que espera ese tal vez.

    ResponderEliminar