jueves, 30 de enero de 2014

Pactos


          Vendió su alma al diablo por alcanzar el poder, y aplastó con él a cuantos se interpusieron en su camino. Cuando sintió la punzada en el corazón, subía en el ascensor hacia su despacho. Pidió a gritos una nueva oportunidad.
           La respuesta llegó con un apagón. 


1 comentario:

  1. María, es un microrrelato, que si no recuerdo mal, ya leí en otro página. Y ya me gustó al igual que ahora por ese juego de poderes que dan los pactos, que pueden romperse del mismo modo que se firman.

    Ese golpe final del apagón es simplemente de diez.

    Saludos.

    ResponderEliminar