martes, 8 de noviembre de 2016

Proyecto Eva




Adán sucumbió a manos de la máquina más sofisticada. El ingeniero jefe nunca pudo solucionar su efecto letal.
Los hombres siguen ardiendo como la hojarasca al tocarla en la oscuridad.

1 comentario: